Manuel Castells rectifica su protocolo de vuelta a la universidad un da despus de difundirlo

El ministro « simplifica » el documento para « facilitar la toma de decisiones » y elimina la frmula destinada a calcular el grado de presencialidad en las clases

El ministro de Universidades, Manuel Castells, antes de la crisis del...

El ministro de Universidades, Manuel Castells, antes de la crisis del coronavirus, en una comparecencia en el Congreso.
EFE

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha rectificado su propio protocolo de vuelta a las aulas en el marco de la crisis del coronavirus. Sigue planteando para septiembre un sistema con turnos rotatorios en el que una parte de los alumnos siga las clases por videoconferencia y otra aprenda en la facultad, pero ha « simplificado » el documento para evitar malas interpretaciones y « facilitar la toma de decisiones » a los responsables de los campus.

Tan slo un da despus de su difusin, y tras las crticas que han recibido sus medidas en la comunidad universitaria, el ministro ha eliminado la enrevesada frmula que serva para discernir si una actividad docente e investigadora de una determinada universidad poda llevarse a cabo de manera presencial o si, por el contrario, una parte de los alumnos tena que estudiar de forma telemtica desde casa.

Esta frmula era la aportacin ms novedosa de Castells a un documento redactado con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y estableca que cada universidad tena que fijar un « coeficiente de ocupacin » dividiendo el nmero de alumnos matriculados entre la capacidad de la instalacin, teniendo en cuenta que debe guardarse una separacin de 1,5 metros entre los ocupantes.

Despus haba que calcular un « coeficiente de ocupacin real » de cada una de las actividades, dividiendo el nmero de matriculados entre la capacidad real de la instalacin.

Si el clculo del « coeficiente de ocupacin real » era superior al « coeficiente de ocupacin terico », « la actividad no podr desarrollarse de forma presencial en su totalidad y las universidades deberan tomar las medidas pertinentes para que pueda llevarse a cabo de forma on line« , afirmaba la versin original.

La clave, la distancia de 1,5 metros

Pero en el ministerio se dieron cuenta, una vez publicado el documento, que la frmula poda dar lugar a distintas interpretaciones al calcular distancias y aforos y decidieron suprimirla para limitarse a sealar que « cada universidad deber garantizar que el nmero de estudiantes en la instalacin no supere la capacidad de la misma teniendo en cuenta la separacin de 1,5 metros entre los ocupantes ».

Ahora el texto dice, sin ms circunloquios, que si la capacidad de la instalacin que garantiza la separacin de 1,5 metros es inferior al nmero de matriculados, la actividad se har on line, mientras que si el aforo es superior a los matriculados, la actividad podr ser presencial.

Castells se cie as estrictamente al real decreto 21/2020, aprobado la semana pasada por el Consejo de Ministros, que establece como nico punto de referencia para el nuevo curso esa distancia interpersonal de 1,5 metros. sta es, en realidad, la nica indicacin de obligado cumplimiento para los campus, pues tiene rango de ley. El resto son meras recomendaciones sin validez jurdica.

El equipo de Castells ha enviado una carta a las universidades explicando que « dada la variabilidad entre los distintos tipos de instalaciones dentro de una misma universidad y entre diferentes universidades », se haca necesaria la eliminacin de la frmula para hacer « una simplificacin » de su protocolo con el fin de « facilitar la toma de decisiones ».

Los profesores recelan y reclaman presencialidad

Fuentes universitarias opinan que esta correccin refleja, sin embargo, « la improvisacin con que se ha elaborado el documento, sin contar con las necesidades reales de la universidad ».

El protocolo del ministro est recibiendo todo tipo de crticas en los campus, donde se considera « inviable » el sistema de « presencialidad adaptada » que plantea, con unos alumnos en casa y otros en el aula.

Las fuentes consultadas consideran que este mtodo es « un desastre » desde el punto de vista pedaggico, porque, adems de « desmotivar » a los alumnos, « genera muchas dificultades a la hora de dar continuidad a las clases ».

Por otro lado, hay muchos profesores reacios a grabar clases en vdeo, y el modelo requiere de una fuerte inversin para dotar a todos los alumnos de porttiles y a todas las aulas de equipos de grabacin, que no parece posible que las universidades, con su actual asfixia econmica, vayan a poder afrontar.

La reaccin del profesorado

La frmula ahora eliminada de Castells haba generado todo tipo de crticas y burlas en la comunidad universitaria. El propio presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Espaolas (Crue), Jos Carlos Gmez Villamandos, le lanz una advertencia al ministro el pasado viernes, al abogar por que todos los alumnos estudien de forma presencial, en lnea con lo planteado en los colegios por la ministra de Educacin, Isabel Cela.

« El profesorado lo que quiere es volver a la mxima presencialidad », dijo Villamandos, avanzando que la nica directriz que van a seguir es la distancia interpersonal de 1,5 metros a la que obliga al real decreto. Precisamente, el punto del protocolo que Castells aclara ahora.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Vous pourriez également aimer...