Ofensiva para retirar a Jos Montilla sus privilegios de ex presidente de Catalua tras fichar por Enags

Los partidos exigen su comparecencia en el Parlament y plantean reformas legales para que renuncie a su oficina como ex ‘president’

El ex presidente de la Generalitat, Jos

El ex presidente de la Generalitat, Jos Montilla.
EUROPA PRESS

Cerco a Jos Montilla para que renuncie a todos sus privilegios como ex presidente de la Generalitat de Catalua tras su fichaje por Enags. Las fuerzas polticas con representacin en el Parlament han reclamado formalmente la comparecencia del socialista en la Cmara catalana para que justifique la compatibilidad de mantener una dedicacin en el sector privado y los beneficios como ex president.

Ciudadanos, JxCat, ERC y la CUP han registrado solicitudes para empujar a Montilla a ofrecer explicaciones y el PP respaldar la peticin de la formacin presidida por Ins Arrimadas. Tras hacerse pblico su ingreso en el consejo de administracin de la gasstica -lo que le reportar un salario de 160.000 euros anuales ms complementos-, Montilla comunic que renunciaba a su pensin vitalicia de ex president, que asciende a unos 88.000 euros al ao.

Una renuncia a la que, en realidad, est obligado, porque la ley del estatuto de los ex presidentes de la Generalitat -aprobada por Jordi Pujol en 2003- declara incompatible la participacin en consejos de administracin de empresas pblicas o privadas con la percepcin de la pensin vitalicia a la que tena derecho Montilla tras cumplir 65 aos y que equivala al 60% de su sueldo como jefe del Ejecutivo cataln.

La pensin vitalicia

Sin embargo, tal y como revel EL MUNDO el pasado viernes, el socialista pretende mantener su oficina de ex presidente de la Generalitat, cuyo funcionamiento tiene un coste para el erario de 399.266 euros al ao. A diferencia de lo que ocurre con la pensin vitalicia, la legislacin catalana no declara incompatible el mantenimiento de esta oficina con el ingreso en un consejo de administracin y a eso se agarra Montilla para mantenerla en funcionamiento.

Nunca he utilizado ni utilizar medios y espacios pblicos para actividades privadas. Los que dicen lo contrario mienten, se ha limitado a manifestar Montilla a travs de las redes sociales, tras el revuelo generado por su voluntad de querer mantener activa su oficina de ex presidente. Con esta afirmacin, el socialista slo se compromete a no desarrollar su labor como consejero de Enags desde el despacho que le sufraga la Generalitat, pero no a renunciar a que contine en funcionamiento, como, por ejemplo, hizo Jordi Pujol tras quedar al descubierto que defraud casi 900.000 euros en Andorra.

Incompatibilidades legales

La ofensiva de las fuerzas polticas catalanas contra las prcticas de Montilla tiene dos vertientes. Por un lado quieren forzarle a comparecer en el Parlament -algo a lo que podra negarse, pero que sera difcilmente justificable para un ex presidente de la Generalitat- e invitarle a renunciar a todas sus prerrogativas como ex president voluntariamente.

Pero, en paralelo, Cs ha registrado una proposicin de ley para eliminar todos los privilegios de los jefes del Ejecutivo cataln que ya no ostentan el cargo al considerarlos inmorales en el contexto de la crisis sanitaria.

Los comunes proponen una actuacin ms quirrgica, que permitira mantener las oficinas del resto de ex presidentes de la Generalitat, pero no la de Montilla. Para ello, plantean introducir en la legislacin que el mantenimiento de la oficina de ex president resulte incompatible con la actividad laboral en el mbito privado.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Vous pourriez également aimer...